¿Qué está buscando?

Optitex: Imágenes virtuales, ahorros reales

Optitex: Imágenes virtuales, ahorros reales

En un desfile de modas, una modelo con un bonito traje de tweed camina por la pasarela, se detiene y gira. La chaqueta que lleva acompaña sus movimientos; se pueden ver los detalles de los pliegues y dobleces.

Cuando desabotona el abrigo, se revela el interior de seda, la sutileza del color complementa la tela exterior. Gira una vez más y la prenda de vestir envuelve su cuerpo, incluso dejando ver una o dos arrugas. ¡Excelente presentación!

Pero nada de esto es real. Es una animación 3D, el resultado del nuevo software de CAD/CAM que está revolucionando el diseño y la producción de la indumentaria y otros productos de costura. Es una de las aplicaciones que conforman una suite, que permite ahorrar tiempo y dinero considerablemente, creada por Optitex, una empresa cuyos productos están arrasando en el mercado de los Estados Unidos.

Considere, por ejemplo, Optitex 3D Runway Designer, un sistema de simulación de telas realista. Ofrece al usuario una suite de herramientas que simulan todas las actividades previas a la producción relativas a las pruebas, la visualización y la variación de los colores. Está diseñado específicamente para usarse como herramienta de comunicación entre el minorista, el subcontratista, el diseñador, el patronista, el fabricante y los departamentos de ingeniería, mercadeo y gerencia. Con la aplicación 3D Runway, todos los departamentos pueden visualizar instantáneamente cualquier modificación que se haga a los patrones totalmente en formato 3D, sobre la base de patrones de CAD precisos y las características reales de la tela con que se está trabajando.

Los maniquíes en pantalla de Optitex no son criaturas inmóviles de un solo tamaño. Pueden reflejar 65 medidas corporales ajustables y varias posturas. Los usuarios también pueden crear sus propios maniquíes con un tamaño de base específico, lo que permite ahorrar tiempo en la prueba de las prendas. El sistema de Optitex disminuye el tiempo de colocación en el mercado, pues reduce los pasos de desarrollo de los productos y los costos que genera la producción de las muchas iteraciones de una muestra; y gracias al modelado preciso, mejora la calidad del producto final. Además, a través de la precisión del análisis del comportamiento de las telas, con Optitex ya no se trata simplemente de imaginarlo, sino de poder verlo.

Optitex es la única firma del mercado de CAD para la indumentaria que cuenta con la certificación Microsoft Certified Partner. Los usuarios pueden pegar imágenes de Optitex en las aplicaciones de Microsoft, incorporarlas en presentaciones de PowerPoint, e incluso vincular Optitex con los sistemas de administración del ciclo de vida de los productos.

“Optitex ofrece una conectividad excepcional”, explica Yoram Burg, presidente de Operaciones en los Estados Unidos. “Imagine un contratista de alguna región remota de China, que trabaja con un diseñador localizado en Nueva York. Con Optitex, el contratista puede descargar la imagen del prototipo 3D de la prenda de vestir que realizó el diseñador y ver una réplica realista de cómo quedaría sobre una persona: busto, cintura, caderas, largo del cuerpo, todo lo que pida el diseñador. Luego, el contratista puede crear su propia muestra tridimensional con la estructura interna de la prenda de vestir, bolsillos, masas de aire, bordados y pliegue, y después, enviar la muestra al diseñador de los Estados Unidos.

“Ahora imagine”, continúa Yoram, “que el diseñador, en su estudio de Nueva York, recibe la muestra y la prueba sobre un modelo. Decide que quiere acortar las mangas unos centímetros, o bajar el cuello o mover un botón. Gracias a Optitex, el diseñador puede transmitir las nuevas dimensiones por vía electrónica a quien realiza la muestra. Esta persona, a su vez, puede modificar y crear una nueva muestra y devolverla en un día o dos.

“En este momento, quizás el diseñador se da cuenta de que no es lo que quería”, explica Yoram. “¿Seguimos enviando más muestras de un lado al otro del océano? No necesariamente. Gracias a Optitex, el diseñador puede especificar los nuevos detalles y devolver la imagen revisada, todo por vía electrónica y en 3D. El contratista puede enviar la nueva muestra. ¿Eliminamos del todo el envío de muestras de un lugar a otro? Probablemente no, pero seguramente podemos reducirlo: en lugar de media docena de embarques, con una demora de varias semanas en total, el proceso puede terminarse en dos envíos.

“Piense también en el aspecto ambiental”, agrega Burg. “En Nueva York, por ejemplo, en la zona donde se concentra la industria indumentaria, se pueden ver muchísimos camiones estacionados, desde las propias camionetas de las empresas hasta los servicios de mensajería exprés más importantes. Muchos de ellos están esperando para retirar mercadería y muestras, y llevarlas a los aeropuertos para que se envíen a otros países. Si gracias a la mensajería 3D podemos eliminar la necesidad de contratar siquiera a uno de estos camiones, estaremos contribuyendo al cuidado del medio ambiente”.

De lo físico a lo virtual,
la tecnología de Optitex es el resultado de los años de trabajo de la empresa con las universidades líderes, principalmente la Universidad del Estado de Carolina del Norte y de Cornell. Hace cerca de seis años, los científicos vieron que las telas, una vez “traducidas” a algoritmos, podían pasarse a través de sistemas para producir impulsos electrónicos, y que estos impulsos podían convertirse en imágenes bidimensionales y tridimensionales. Además, estas imágenes podían manipularse con una computadora. Optitex adaptó la tecnología al diseño y la fabricación de telas industriales, indumentaria, tapicería, materiales de la industria del transporte y automotriz, compuestos, cortinas y alfombras, y otros productos de costura.

La tecnología de Optitex ahora se ha adaptado también a muchas otras funciones, como el diseño de patrones, el escalado, la digitalización de patrones, el marcado, el anidamiento y la combinación de telas. Adicionalmente, los usuarios pueden crear sus propios modelos, lo que reduce considerablemente el tiempo necesario para probar las prendas.
Cada vez más empresas de diversas industrias están aprovechando la tecnología de Optitex. Algunas de ellas son Land’s End, Kohl’s, COACH Leather, ABS by Allen Schwartz, Cherokee, Teamwork, Parachute De France y Tyco Toys; firmas aeronáuticas como Birdair, Boeing, Eurocopter, Irvine Aerospace; y en la industria automotriz, BMW, Porsche y Toyota, Audi, Johnson Controls, Prevent y muchas más.

La tecnología de Optitex encuentra cada vez más nuevas aplicaciones y nuevos clientes. Bernina, líder en el campo de las costuras para el hogar, ofrece un sistema basado en Optitex, llamado MyLabel Pattern, que permite al usuario seleccionar sus propias telas, colores, botones y otras características, todo para reflejar las preferencias personales. Un cliente exclamó: “¡Es la primera vez que hago unos pantalones para mí que me queden bien!” Para los minoristas, el motor Optitex Made-to-Measure permite definir las dimensiones corporales de una persona (hombros, busto, cintura, caderas) para garantizar que las nuevas prendas de vestir sienten perfectamente. Un productor líder de atuendos deportivos usa Optitex para su folleto de ventas en línea, mostrando, por ejemplo, trajes acuáticos con distintos tamaños y longitudes, diferentes capuchas, bolsillos y largos de mangas, variaciones en las letras y los monogramas de los nombres de los equipos, y cómo quedarían sobre cuerpos con distintas formas. Los equipos que desean comprar pueden visitar el sitio web de la empresa, ver las imágenes, hacerlas girar y realizar pedidos.

“Es la era de la tecnología en los Estados Unidos”, afirma Yoram Burg. “En los últimos años, una gran parte del trabajo en indumentaria se hacía en China; ahora, con el cambio de la economía en ese país, con la gente que se va de la industria de la indumentaria en busca de una mejor calidad de vida y con la falta de uniformidad de las prendas de vestir que nos están enviando, veremos cada vez más soluciones tecnológicas, aquí en los Estados Unidos, que se convertirán en retorno de la inversión. En América del Norte, dado que la industria de hoy se está reduciendo, las empresas inteligentes están reemplazando empleados por la funcionalidad de las muestras virtuales, los catálogos virtuales y pizarras virtuales. Las imágenes podrán ser virtuales, pero los ahorros serán reales”.